VISIÓN ÁGUILA


 

      10,97 US$   

               Otros mercados:                    CANADÁ  REINO UNIDO  ALEMANIA  FRANCIA  ITALIA  ESPAÑA  JAPÓN  INDIA  AUSTRALIA  SINGAPUR

   10,97 US$   

               Otros mercados:                     CANADÁ  REINO UNIDO  ALEMANIA  FRANCIA  ITALIA  ESPAÑA  JAPÓN  INDIA  AUSTRALIA   SINGAPUR

   10,97 US$   

               Otros mercados:                   CANADÁ  REINO UNIDO  ALEMANIA  FRANCIA  ITALIA  ESPAÑA JAPÓN  INDIA   AUSTRALIA  SINGAPUR


 

La Sociedad Bíblica Iberoamericana tiene el honor de presentar la serie: "BTX - Visión Águila", dirigida a lectores con dificultades visuales. El Evangelio según Lucas, las cartas judeo-cristiana (Jacobo, Pedro, Judas y Juan) y las primeras cartas paulinas (a los Gálatas, a los Tesalonicenses y a los Corintios) presentan su texto en una tipografía de gran tamaño (36 puntos).

El lector de cierta edad o con problemas visuales ha quedado privado del alimento espiritual diario necesario para su crecimiento. Con esta edición, la Sociedad Bíblica Iberoamericana pretende, no solo hacer el esfuerzo por llevar el Texto Bíblico restaurado a los lectores con esta dolencia sino a la vez, presentar una lectura sin interrupción.

En la actualidad, cada uno de los libros de la Biblia se encuentra dividido en capítulos y versículos, lo que permite ubicar con mayor rapidez y exactitud las frases y palabras deseadas de un determinado pasaje, sin perjuicio de la página adoptada por la edición.

Sin embargo, es importante destacar que los textos originales (hebreos, arameos y griegos) del Viejo y Nuevo Pacto, y las copias manuscritas más antiguas en las lenguas originales, no presentaban división alguna. Los escritores sagrados compusieron un texto largo y continuo desde la primera hasta la última página. Es importante resaltar que dichos escritos tampoco cuentan con signos de puntuación.

En el Nuevo Pacto (NP) encontramos indicios de cómo se citaban las porciones bíblicas en los primeros siglos. Los escritores del NP hacían referencia a un evento determinado, un personaje, un autor o un libro, pero con poca especificidad. El Señor Jesús se refirió a lo que hoy conocemos como el capítulo 3 del Éxodo, llamando el pasaje acerca de la zarza (Mr. 12.26, Lc. 20.37) y al Salmo 110.1, diciendo que eso fue dicho por David en el libro de los Salmos (Sr. 12.36, Lc. 20.42). Pablo se refirió a lo que hoy conocemos como 1 Reyes 19.14-18, diciendo que se trataba de un pasaje de la historia de Elías (Ro. 11.2-4). Y Mateo refiere en su evangelio lo que hoy se conoce como Isaías 53.4, diciendo que eso fue dicho por el profeta Isaías (Mt. 8.17). Se puede decir que la cita más específica es aquella donde Pablo dice: como también ha sido escrito en el salmo segundo: Mi hijo eres Tú, Yo te he engendrado hoy (Hch. 13.33).

Por otra parte, están las referencias generales que simplemente dicen: está escrito en los profetas (Jn. 6.45), para que se cumpliera la Escritura (Jn. 19.24), lo dicho por el Señor mediante el profeta (Mt. 1.22-23) , como está escrito en la ley del Señor (Lc. 2.23), contiene la Escritura (1P. 2.6), la Palabra escrita (1Co. 15.54), porque la Escritura dice (Ro. 10.11), etc .; o simplemente comenzaban a mencionar porciones de la Biblia incluidas en el discurso que venían desarrollando (Por ejemplo He. 1.5-14) .

El lector bíblico, todavía, no es consciente de los beneficios que genera una lectura sin obstáculos, puesto que no ha tenido la oportunidad de experimentar esta nueva forma, ya que no dispone de un texto sin numerar. Estamos seguros que, inmediatamente, significa el maravilloso beneficio de detalles que se han enmascarado o atenuado por una lectura enumerada.